No más disposiciones de no competencia para la mayoría de los empleados de Virginia

Posted in:    Tagged:

Autor: Kristin N. Burtzlaff

Debido a la incertidumbre y el estrés generados por la pandemia, es fácil olvidar que las legislaturas siguen promulgando leyes que afectan considerablemente a la comunidad empresarial fuera del contexto de la seguridad pública. Recientemente, la legislatura de Virginia aprobó una ley que hace inaplicables la mayoría de las disposiciones de no competencia establecidas en los contratos de trabajo de Virginia.

La ley entró en vigor el 1° de julio del 2020, y prohíbe a los empleadores de Virginia que adopten o apliquen disposiciones de no competencia respecto a cualquier empleado cuyo ingreso semanal promedio sea inferior al salario semanal promedio establecido por la Mancomunidad de Virginia. A partir del 1.° de julio del 2020, el salario semanal promedio establecido por la Mancomunidad de Virginia es de $1,137.00. Esto significa que la nueva ley prohíbe las disposiciones de no competencia para cualquier empleado que gane menos de $59,124.00 al año. La ley también aclara que las disposiciones de no competencia no son admisibles para los pasantes, estudiantes, aprendices o aprendices que se dedican a un oficio u ocupación para obtener así experiencia laboral o educativa.

Además, la prohibición de las disposiciones de no competencia aplica para los contratistas independientes que reciben una remuneración por hora inferior a la tarifa por hora promedio establecida por la Mancomunidad de Virginia para todas las ocupaciones, según lo informado por la Oficina de Estadísticas Laborales. A partir del 1° de julio del 2020, la tarifa por hora promedio establecida por la Mancomunidad de Virginia es de $20.30 por hora.

Existe una excepción bajo la cual se permite la aplicación de una disposición de no competencia. En el caso de empleados que obtienen la mayor parte de sus ingresos por concepto de ventas, comisiones, bonificaciones u otros incentivos, esta ley no aplicará, y estos empleados podrán seguir estando sujetos a las disposiciones de no competencia.

A cualquier empleador que viole esta nueva ley, se le impondrán sanciones severas. No solo se establece una penalización civil de $10,000.00 por cada violación de la ley, sino que los empleados también pueden interponer una demanda privada contra el empleador por cualquier violación y, si el empleado logra un fallo favorable, tendrá derecho a recuperar los costos razonables en los que haya incurrido, incluidos los costos y gastos de peritos, y honorarios de abogados.

Los empleadores también están obligados a colocar una copia del acta, o un resumen de esta, en el mismo lugar donde colocan otros avisos de empleo obligatorios. Los empleadores que no publiquen este aviso primero estarán sujetos a una advertencia. Si se incurre en una segunda violación, se impondrá una sanción de $250, y la sanción se incrementará a $1,000 por cada violación sucesiva.

Cabe destacar que, si bien la nueva ley prohíbe específicamente las disposiciones de no competencia respecto a determinados empleados y contratistas independientes, no prohíbe las disposiciones relativas a la confidencialidad. Además, la ley tampoco prohíbe en general las disposiciones relativas a la no captación, pero sí prohíbe que un empleador restrinja el derecho de un empleado a prestar servicios a los clientes del empleador si el empleado no inició el contacto con el cliente. En otras palabras, los empleadores pueden seguir incluyendo disposiciones de no captación en sus contratos de trabajo, pero no pueden restringir a un exempleado para que preste servicios a un cliente si el cliente se contacta con el exempleado.

Considerando esta nueva ley de Virginia, le recomendamos encarecidamente que revise sus contratos de trabajo y considere la posibilidad de actualizarlos para asegurarse de que cumplen con la ley de Virginia.